La Vida triunfa nuevamente. Director de Hospital implicado en tentativa de aborto.

La Vida triunfa nuevamente. Director de Hospital implicado en tentativa de aborto.

Alivio y preocupación son los protagonistas por estos momentos en el sur de la provincia de Santa Fé a raíz de un desafortunado intento de cometer 12 abortos en el Hospital Público Anselmo Gamen de la localidad de Villa Gobernador Galvez.

La tentativa tuvo lugar de manera silenciosa y encubierta a modo de “taller de formación” y estaba programada para los días miércoles, jueves y viernes de la semana pasada en las instalaciones del mencionado nosocomio. La preocupación de la población santafesina reside en que siendo el aborto un delito penal, ninguna institución pública sostenida con el erario público proveniente de nuestros impuestos puede destinar espacio público oficial para ningún “taller” ni brindar fundamentos relacionados a como practicar un crimen de esta gravedad. No obstante, la mayor gravedad del hecho acontecido se descubrió al momento que trascendió que las autoridades del Hospital habían programado la concurrencia de 12 mujeres embarazadas para realizar una práctica ilegal de aborto en el mismo establecimiento público.

El pueblo de la tranquila localidad próxima a la ciudad de Rosario al enterarse de la maniobra, consternado, concurrió al hospital a exigir las explicaciones del caso a Marcelo Minucucci, quien dirige el hospital hace algo mas de un año. Sorprendentemente Minucucci, quien nunca recibió a los preocupados vecinos, tampoco brindó las explicaciones del caso, como tampoco lo hicieron la ministra de Salud Andrea Uboldi ni el intendente Alberto Ricci, ambos sumidos en el mas profundo silencio. (En la foto se observa al intendente Ricci, junto con el anterior ministro de salud y el director del Hospital sindicado de organizar el taller de aborto, a la derecha.)

Ante la inminencia del ilícito, diversas organizaciones defensoras de Derechos Humanos se manifestaron en la puerta del Hospital exigiendo el respeto a la Constitución Nacional y demás leyes que protegen la Vida y a las 12 mujeres que serían violentadas en dicha práctica. Con la presencia de los medios televisivos en la puerta, y ante el intenso reclamo de las mencionadas organizaciones, entre las cuales se destacan el conocido movimiento Rosario Te Quiero Provida y Médicos por  la vida, las autoridades del nosocomio prefirieron cancelar la prohibida práctica sin mas explicación.

“No recibimos ninguna respuesta, no nos atendió. Nos atendió un contador a quién le dejamos el petitorio firmado por todas las organizaciones y veremos si el lunes se lo entrega y nos convoca para una reunión.” Manifestó Gustavo Volpe, referente de una de las organizaciones.

En la manifestación también se hicieron presentes profesionales médicos exigiendo se respete a la medicina que entiende que el aborto es perjudicial para la salud, tanto del niño pre-nacido, como de la madre a quien se somete.

“La ciencia médica ya está hasta el hartazgo en cansancio de decir que no es una práctica médica (el aborto), que es el asesinato de un bebé en el vientre materno, es la aspiración, la evacuación del feto dentro del vientre materno, con lo cual estamos hablando de la matanza de un niño, y ni que hablar de la posterior enfermedad tan grave que sufre la mamá con un síndrome post-aborto que tiene altísimas tasas de suicidio, altísimas tasas de alteraciones de tipo mentales psiquiatras, y riesgos altísimos de no poder tener mas niños” dijo una de las doctoras allí presentes.

Asimismo, el Dr. Mayoraz, quién también se hizo presente, explicó en referencia a la ilegalidad del aborto “evidentemente aquí hay un manejo engañoso de las normas, porque presentan este taller como si el aborto fuera legal. El aborto está reprimido por el código penal (…) El tema que mas choca aquí es que en un hospital público como este, que tiene tantas carencias, que necesita fondos para la sala de internación (…) y que centre la atención en matar seres humanos en vez de salvar vidas.”

Gracias al compromiso del pueblo la Vida triunfó y se pudo desbaratar el infeliz intento. Doce madres, doce niños, y doce familias agradecidos. Ahora es tiempo de esclarecer los hechos y condenar a los responsables. La salud pública no es un juego.